Risa, música, vida.

 

Disfruta cada segundo de tu vida

con la melodía que hayas elegido en el camino,

vive con la intensidad del que siente todos sus pasos,

y saborea las pequeñas cosas como si fueran

el mayor de los regalos, y sobre todo...

 

No te olvides de reír.